Lucas Lobos, la vuelta del hijo pródigo



Agustin Zabaleta (@AgustinZ95)

   El sueño de todo hincha en algún momento es ver la vuelta del ídolo que se fue con pocos años en la institución, a brillar a otro club; otro país e incluso a otro continente. Por desgracia, los equipos latinoamericanos sufren mucho la pérdida de sus principales figuras y estas tardan en regresar varios años, y algunos, por motivos diferentes, no llegan a darse el gusto de retirarse con la camiseta que debutaron profesionalmente.

   Gimnasia y Esgrima La Plata es semillero de grandes jugadores que brillaron y que aún se destacan en el mundo futbolístico, tales como los casos de Guillermo Barros Schelotto, Lucas Castro, Pablo de Blasis, Fabián Rinaudo, Lucas Licht, Fernando Monetti, entre otros. Lucas Lobos es un ejemplo más y retornó al club que le dio todo, luego de varias idas y venidas, 11 años después. Con 35 años cumplidos, el "Lobo" será su último club.

   Lucas Armando Lobos Mack nació en la ciudad de La Plata en 1981, y de la mano de su padre, inició su periplo por el mundo del fútbol. Surgió del club Unidos de Olmos, que milita en la Liga Amateur Platense de Fútbol. Realizó pruebas en Newell's, Boca, River y Gimnasia, entidad en la que finalmente quedaría y se integraría a las juveniles del "Tripero"a los 19 años. Tan solo un años después debutaría en el primer equipo del club, convirtiéndose con el correr de los partidos en un jugador habitual. 
Lobos celebrando un gol ante River en "El Monumental" en 2005
   Para el año 2005 Lobos era, según la prensa argentina, "uno de los jugadores de moda y se había convertido en una de las principales figuras de Gimnasia". Sus actuaciones lo definen como un mediapunta, un organizador de ataque. Debido a su capacidad técnica y visión de juego, el platense puede moverse por todo el frente ofensivo, pudiendo ser extremo por ambos lados o segundo delantero. También destaca su labor a balón parado, ya sea tiros libres o de esquina.

   Luego de ser subcampeón en el conjunto albiazul en 2002 y 2005, en diciembre de este último y con 24 años, se marchó al Cádiz de España. El equipo amarillo obtuvo el 70% del pase a cambio de $3 millones de dólares (siendo en ese momento el fichaje más caro de su historia) y ese año estaba en primera división, aunque al finalizar la temporada 2005/06 terminó perdiendo la categoría. Luego de marcar 15 goles en 61 partidos con el "Gaditano", Lobos migró a Tigres de México en enero de 2008, a cambio de $3.5 millones de dólares.

   El ex Cádiz se adecuaría de manera rápida en el equipo, aunque por desgracia, al finalizar el torneo Clausura 2008, debió someterse a una operación en la rodilla derecha. Con el correr de los años, el jugador se transformó en un referente del "Felino", obteniendo la cinta de capitán en 2011, año en el que la entidad de Nuevo León ganaría el Apertura 2011, primer título desde 1996. Aquel año también recibió el Balón de Oro, premio de la Federación Mexicana de Fútbol al mejor jugador de la liga. Y fue por duplicado, puesto que se llevó los premios  tanto del Clausura como el del Apertura 2011.
Lobos y sus compañeros rompieron una sequía de 15 años sin logros deportivos

   "Fue un año redondo, los objetivos que se han trazado se cumplieron, pues el objetivo principal era el campeonato y eso es lo que nos sigue manteniendo contentos, pero no queda otra que seguir y buscar más metas", declaró el jugador para Terra a finales de 2011. Además añadió: "Este es mi tercer club y siempre traté de mantener una estabilidad, pues no me gusta estar paseando y siempre existió el compromiso de dejar algo en cada lado que estoy".

  En septiembre de 2013 fue convocado por el entonces director técnico Víctor Vucetich para disputar los últimos dos partidos de la clasificación al Mundial Brasil 2014 con México. A pesar de la convocatoria, el entrenador no alineó al jugador en ninguno de los encuentros. En diciembre de 2013 fue nuevamente convocado por Miguel Herrera, pero Lobos rechazó la convocatoria debido a problemas personales.
Lobos nunca fue citado para jugar con Argentina, por lo que no dudó a la hora de ser convocado
   En 2014 el volante ofensivo fue anunciado como transferible y que iría al próximo draft del fútbol mexicano debido al mal desempeño del equipo en el Clausura 2014 (14º entre 18 clubes, solo a 5 puntos del último). Sobre eso, Lobos declaró para El Siglo"Lo veía venir, pero si es por el mal desempeño, creo que todos deberíamos irnos. Me toca a mí ser uno, me duele porque me he entregado demasiado al equipo". 67 goles en 232 cotejos marcó el argentino para el club de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

   Por pedido del técnico paraguayo José Cardozo, del Toluca en aquellos días, el "Diablo Rojo" lo fichó en el draft a cambio de $5 millones de dólares, convirtiéndose en uno de los fichajes más sobresalientes de aquel mercado de pases en México. A pesar de las quejas y rumores de su salida en 2015 por su alto precio y bajo rendimiento mostrado, el mediapunta continuó en el club rojo. 
Toluca, último club de Lobos antes de regresar a su país tras 11 años
   En octubre de 2015 jugó su primer partido luego de casi 6 meses, a raíz de una nueva operación en la rodilla y posterior rehabilitación, y realizó un buena actuación por los cuartos de final de la Copa MX Apertura 2015 ante Oaxaca marcando un gol. Sin embargo, para 2016, el argentino Hernán Cristante, nuevo entrenador del "Escarlata" y curiosamente surgido futbolísticamente en Gimnasia y Esgrima La Plata en 1986, anunció que no lo tendría en cuenta para el equipo.

   En este escenario, con 35 años y pocas chances en equipos extranjeros, Lobos decidió rescindir con Toluca y regresar a Argentina, y más precisamente, al club que le dio la chance de jugar de manera profesional. A pesar de sus ganas, no fueron rápidas las tratativas con el"Basurero". Se confirmó su incorporación en agosto de 2016 tras una charla con Ricardo Rezza, manager deportivo de Gimnasia.

   Ahora el "Lobo" junta varios nombres importantes en cancha. A Rinaudo y Licht, ahora se sumaron Romero y Lobos. En la conferencia de prensa de presentación en el club platense manifestó: "Este momento me lo venía imaginando. Volver tras 11 años es un orgullo bárbaro, es un sueño estar acá. Soy agradecido a esta institución de haberme dado la posibilidad de iniciar mi carrera". 

Comentarios