Clásico picante en Avellaneda

Nicolas Villar (@nicolasvillar_)
Independiente y Boca se enfrentaron por la Fecha 14 de la Superliga Argentina. El conjunto “Xeneize” se impuso por 1-0 gracias al gol de Edwin Cardona a los 12 minutos de la segunda mitad, en un clásico picante por la cantidad de decisiones polémicas de Darío Herrera, el árbitro del partido.


El encuentro comenzó a las 19:20 con un Independiente que desde el primer minuto imponía sus condiciones. Tomó la iniciativa, presionó en campo rival y buscó abrir el marcador desde el vestuario pero no fue efectivo. En cambio, el equipo de los mellizos Barros Schelotto, si algo que ha caracterizado a esta versión de Boca a lo largo del semestre, son las ocasiones de gol (tres para ser exacto, incluida la del gol), y se fue victorioso de Avellaneda.

“Siento que nos metieron la mano en el bolsillo”, declaró Ariel Holan en conferencia de prensa post partido. Y así pareció, porque Herrera tuvo una actuación paupérrima plagada de errores. En la primera parte, amonestó a Lisandro Magallán tras un choque de cabezas con Emmanuel Gigliotti, sanción que en el segundo tiempo le costó la expulsión al central "Xeneize". Minutos más tarde, no le cobró un penal claro a Silvio Romero (estando muy cerca de la acción); no expulsó al “Puma” Gigliotti por una plancha a Julio Buffarini y hasta le anuló un gol legítimo a Maximiliano Meza en el complemento, tras saltar a disputar el balón con Esteban Andrada que fingió el contacto y cayó dentro del área chica.

Lógicamente todas las jugadas son discutibles y observadas una y otra vez, en cambio el árbitro principal tuvo que decidir en cuestión de milésimas de segundo. Ahora bien, algunos fallos cambiaron el curso del partido y el Libertadores de América se volvió una verdadera caldera del diablo, de allí también los dichos y la calentura del técnico local. Pero, en lo estrictamente futbolístico, ¿Boca mereció ganar? ¿Fue justa la derrota de Independiente? La respuesta a ambas preguntas es no.

Dario Herrera tuvo una noche para el olvido. Foto: @DiarioOle

“Independiente fue superior a lo largo del partido, no sólo en los primeros minutos del primer tiempo”, continuó Ariel Holan en rueda de prensa. El “Profesor” tenía razón porque su equipo fue ampliamente superior desde el minuto 1 hasta los 90. Lateralizó su juego por las bandas y atacó constantemente a un Boca que hasta el gol no encontraba tranquilidad en el partido. Pero el “Rojo” pagó caro ser tan inefectivo. “Los goles que no convertís en un arco, te los convierten en el tuyo”, reza una célebre frase del fútbol que aplica para la mayoría de los deportes. Y eso pasó en Avellaneda, el “Rojo” dominó las acciones y al cabo de los primeros 45 minutos, polémicas aparte, tendría que haberse ido con el marcador a su favor.

Ya en el complemento, Boca salió a jugar de otra manera. Se hizo con la posesión e Independiente le cedió terreno. A los 52 minutos, Guillermo Barros Schelotto movió el banco de los suplentes y generó un cambio clave. Ubicó a Edwin Cardona en la mitad de la cancha por Julián Chicco, junto con Fernando Gago y Agustín Almendra, siendo el colombiano una especie de enlace entre estos últimos dos y los delanteros. El resultado llegó cinco minutos más tarde, cuando Cardona atacó por la banda izquierda, enganchó para su pierna derecha y sacó un remate inatajable para Martín Campaña, que pese a su esfuerzo tuvo que ir a buscar la pelota al fondo de la red.

El conjunto del barrio de La Boca imponía su eficacia, era la primera jugada clara de gol en el segundo tiempo y una de las pocas del partido. A partir de allí tomó el control pero Independiente comenzó su aventura por el gol, que nunca llegó pese a los intentos colectivos e individuales. Holan rotó piezas, le buscó la vuelta desde lo táctico pero el equipo de Schelotto se cerró bien en el fondo apostando al contragolpe con Sebastián Villa, Mauro Zárate y Darío Benedetto.

Julio Buffarini, uno de los que pelea por estar en la Final ante River. Foto: @Futbol_SudOf

Pero la tranquilidad para el visitante duró unos minutos porque a los 61 Lisandro Magallán vio la segunda tarjeta amarilla y acto seguido, la roja. Al instante ingresó Carlos Izquierdoz en reemplazo de Benedetto por lo que, si la idea del conjunto de la Ribera antes de la expulsión era replegarse y apostar a la rapidez de sus delanteros, la estrategia ahora se volvía más que clara.

El local siguió intentando y pese al esfuerzo de sus futbolistas, y a los polémicos fallos de Herrera, nada pudo modificar el marcador que hasta el final se mantuvo con esa mínima ventaja. Tuvo en la cabeza Pablo Hernández, en los pies de Emanuel Brítez y Guillermo Burdisso la oportunidad de lograr la igualdad pero el trabajo defensivo de su rival se vio fortalecido luego del ingreso de Izquierdoz que salvó una pelota casi en la línea luego del remate de Brítez.

Una victoria injusta pero que se vio justificada desde la eficacia del “Xeneize” que sumó de a tres y superó al “Rojo” en la tabla de posiciones donde cosecha 24 puntos en 13 fechas (adeuda la 12° jornada ante San Martín de San Juan). Por su parte, Independiente se despidió de su gente con una derrota que lo relega a la sexta posición, con 22 puntos, y lo aleja de la pelea del campeonato. Clásico picante en Avellaneda con muchísimas polémicas.

Ariel Holan se mostró muy molesto con el arbitraje. Foto: @PFulbo

El próximo fin de semana se jugará la última fecha de esta primera parte del campeonato, la número 15, antes del receso de verano. El sábado desde las 21:30, Independiente visitará a Godoy Cruz mientras que Boca postergó su partido por la final de la Copa Libertadores, ante River, que se disputará el domingo 16:30 en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid.

Resumen del partido

Ficha técnica
Foto: www.promiedos.com
¡Hacé click en los íconos y seguinos en FacebookInstagram y Twitter!
”facebook””instagram””twitter”
Foto destacada: @salimos_cancha

Comentarios