Boca sumó un título que le faltaba



Nicolas Bajo (@nicobajo32)


En Mendoza, el "Xeneize" igualó 0-0 en el tiempo reglamentario con Rosario Central pero lo venció 6-5 en la tanda de penales y se coronó por primera vez en su historia en la Supercopa Argentina.


Boca enfrentó a su verdugo del último tiempo con el objetivo (casi obligado) de volver a gritar campeón. La cuarta final de Supercopa para "Xeneizeque, hasta ayer, aún no había obtenido el título. Junto a un marco de público imponente, y bajo las órdenes de Fernando Rapalini, el equipo de Gustavo Alfaro triunfó ante Rosario Central y logró, de manera emotiva, un nuevo título para su gran vitrina.

En base al juego, el cotejo se tornó bastante friccionado, luchado, abultado y parejo durante los minutos iniciales y prácticamente en todo el primer tiempo. Un campo de juego en pésimas condiciones limitó el desarrollo del mismo y ambos conjuntos cometieron varios errores puntuales. Al principio, Rosario Central le cedió la iniciativa a un Boca que careció de creación/claridad de juego con sus principales baluartes, caso Mauro Zárate y Emanuel Reynoso. Las bandas fueron, durante los primeros 45', la vía de ataque xeneize.

Con Sebastián Villa (de lo mejor en líneas generales) muy desequilibrante, el conjunto del "Lechuga" Alfaro buscó lastimar a Central con envíos al área y desde la profundidad. El equipo de Diego Cocca propuso ese tipo de juego. Brusco, sucio, peleado en mitad de cancha, teniendo en cuenta la carencia de ideas para proponer otro tipo de espectáculo. Algunos contragolpes pero nada más. Rosario Central no jugó bien, y en casi ningún tramo del partido asustó a Boca. La pelota parada era la fórmula por la cual parecía que de alguna manera se podría abrir el marcador. En el primer acto, el "Auriazul" tuvo a su favor 8 tiros de esquina y varios tiros libres directos al área pero no supo aprovecharlo.

Alfaro sumó una nueva copa a sus palmarés. Foto: @BocaJrsOficial

Durante la segunda mitad el juego no mejoró, pero Boca prácticamente pasó por encima a un Central displicente, que no propuso nada y que parecía un equipo que nunca había ni siquiera entrenado junto. Muy pobre lo del conjunto rosarino. Con pocas ideas pero vertiginoso, vertical y profundo por las bandas, la entidad de La Ribera pudo, con todas esas características, dominar el pleito y acorralar al equipo al "Canalla" contra su arco. 

Nuevamente los del "Lechuga" se encontraron con varias pelotas paradas a su favor, motivo de muchas faltas del rival y las mismas fueron las oportunidades más claras para poder abrir el marcador. Durante el desarrollo de los segundos 45', ya con sustituciones hechas y con un clima tenso, Boca tuvo situaciones claras, golpes en los palos, en el travesaño y hasta un gol que pareció válido pero que no fue cobrado. Finalmente, Rapallini pitó el final y con Boca totalmente dominador, el partido se definió por penales.

En la tanda, la suerte y el nerviosismo siempre sobran. Los jugadores que patearon de ambos lados no erraron hasta la serie de "mano a mano", donde Fabián Rinaudo falló su penal (atajó Esteban Andrada) y le sirvió el título al "Xeneize" que lo obtuvo a través de la definición de Carlos Izquierdoz que no falló. De esta manera, el conjunto de Gustavo Alfaro volvió a tener una alegría. No fue una Supercopa Argentina más, fue un grito de desahogo, algo que se necesitaba, algo que sirve para encarar lo que viene de la mejor manera y olvidarse, de a poco, del pasado. Una buena para Boca y el primer título para Gustavo Julio Alfaro en tan sólo 20 partidos al mando del plantel profesional.

Resumen del partido

Ficha técnica 
Foto: www.promiedos.com

¡Hacé click en los íconos y seguinos en FacebookInstagram y Twitter!
”facebook””instagram””twitter”
Foto destacada: @bocadetuvida

Comentarios