Liverpool venció al Tottenham y tiño a Madrid de rojo

 

Nicolás Césare (@Nickcesare92)



Por la Final de la Champions League 2018/19, y desde el estadio Wanda Metropolitano en la ciudad de Madrid, Liverpool derrotó 2-0 al Tottenham y se consagró campeón del certamen por sexta vez. Los goles fueron de Mohamed Salah y Divock Origi. Un encuentro de altas expectativas pero de poco rendimiento, la clave pasó por detalles que terminaron concluyendo el marcador final.


El estadio del Atlético de Madrid albergaba una Final de Champions de alto vuelo, dos equipos ingleses, dos equipos de buen fútbol y dos que en semifinales habían logrado un milagro para estar en esta instancia. En el juego previo se esperaba ver el regreso de Harry Kane en los “Spurs”, el único punta en el 4-2-3-1 que paró Mauricio Pochettino, junto con Son Heung-Min y Christian Erikssen. En la vereda de enfrente Jürgen Klopp recuperaba su tridente ofensivo clásico: Sadio Mané, Roberto Firmino y “Mo” Salah, en el habitual 4-3-3 del alemán. Las condiciones estaban dadas para que desde el primer segundo brille el fútbol.

Si los técnicos tenían pensado en los primeros minutos analizar a su rival para ver cual era realmente su intención de juego, y a partir de allí hacer modificaciones de posiciones dentro del campo y si era necesario alguna ayuda del banco, Moussa Sissoko anuló toda posibilidad. En tan solo 25 segundos, el brasileño Firmino intentó un cambio de frente (de izquierda a derecha) en el borde del área y el francés, en un intento de frenar ese cruce, terminó cometiendo penal tras el rebote de la pelota en su pecho y luego en su brazo, el árbitro Damir Skomina y apoyado por sus asistentes en el VAR, cobró penal y Salah lo cambió por gol. Tras un minuto, el encuentro estrenaba marcador.

A partir de esto, los “Reds” se encontraron con algo que ni en sus mejores sueños lo hubieran imaginado, un resultado a favor y un equipo desconcertado del otro lado de la cancha. Ahí aprovecharon los de Anfield dándole el balón al Tottenham, sin preocuparse por la tenencia, algo que corrió a lo largo de todo el cotejo (64% de posesión para los de Londres, mientras que el flamante campeón solo tuvo el 36%), pero si bien la gran figura fue el arquero rojo, Alisson Becker, no fue hasta los últimos 10 o 15 minutos de juego que los dirigidos por el argentino Pochettino atacaron intensamente, generando un total de 16 situaciones y 8 tiros efectivos al arco, mientras que a los de Klopp les bastó patear 3 veces para hacer 2 goles. Otra vez, poca tenencia, mucha efectividad.

Klopp ganó por primera vez la Champions League. Foto: @TyCSports

La tarea que propuso el técnico alemán: esperar y de contra con pelotazos a espaldas de los defensores del Tottenham e intentar lastimar, pero como a lo largo de todo el torneo, la dupla belga de Toby Alderweireld y Jan Vertonghen estaba a la altura de esta Final y no le hacía fácil el trabajo al tridente de Liverpool. Lo inusual por el lado del equipo de “Pocht” es la poca y casi nula utilización de las bandas con Kieran Trippier y Danny Rose, con los cuales al Ajax principalmente había logrado complicar y ni hablar de que Lucas Moura, héroe en Ámsterdam, tuvo que esperar su momento desde el banco. Pelotazo tras pelotazo, más por inercia que por fútbol, el arquero brasileño clausuró su arco y dejó en cero el marcador.

Si bien Alisson fue la figura, a lo largo de toda la Liga de Campeones, el conjunto red se destacó por la excelente tarea colectiva, a diferencia del año pasado donde el egipcio Salah deslumbró al mundo, en esta oportunidad el grupo completo es la clave de este Liverpool campeón. Línea por línea cumpliendo el rol que hay que cumplir, sin inventar nada y para colmo, como contra Barcelona, el banco siempre tiene goles: en aquella oportunidad el holandés Georginio Wijnaldum, esta tarde-noche, repitió el belga Origi. Con la seguridad de saber que si el titular no responde, sentado en el banco está la solución.

Trabajo aparte el de la defensa que ahora en Madrid volvió a demostrar la solidez, el trabajo de manual, de los laterales Trent Alexander-Arnold y Andrew Robertson, sumado al muro de centrales con Joel Matip y Virgil Van Dijk. Todo para coronar una noche ideal, la cual no pudo hacer de manera doble con la competencia local. Y es que los números que demostró en la Premier League los pudo contabilizar en esta Champions, porque de manera insólita no pudo ser campeón de liga tras obtener 97 puntos.


Van Dijk fue elegido como el mejor del partido. Foto: @SC_ESPN

Pese a no conseguir el objetivo máximo, Mauricio Pochettino llevó a los “Lilywhites” a su primera Final de Champions, y sin hacer incorporaciones demuestra la forma en que potencia a sus dirigidos poniéndolos en la primera línea mundial. El Liverpool, de la mano de Jürgen Klopp, conquistó su sexta Champions League tras las obtenidas en 1976/77, 1977/78, 1980/81, 1983/84 y 2004/05. Ahora definirá la Supercopa de Europa 2019 el 14 de agosto frente al flamante campeón de la Europa League 2018/19, Chelsea, en Turquía.


Resumen del partido

Ficha técnica 
Foto: www.promiedos.com

¡Hacé click en los íconos y seguinos en FacebookInstagram y Twitter!
”facebook””instagram””twitter”
Foto destacada: @FIFA_naticos

Comentarios